Demi sec

Una sensualidad compleja

El cuvée semiseco es un champagne que se mantiene fiel al estilo y a los valores de la casa. Se trata de un cuvée sumamente gastronómico, placentero y compleja, para descubrir o redescubrir.

Demi Sec


Este vino está compuesto por un 40 % de Chardonnay, un 35 % de Pinot Noir y un 25 % de Pinot Meunier. Las uvas seleccionadas y recogidas en su punto perfecto de maduración proceden de varias vendimias y de 40 viñedos diferentes.

El vino permanece de tres a cuatro años en bodegas antes del degüelle. Posteriormente, se dosifica con 33 g/l de azúcar de caña. Esta dosificación, que lo diferencia de la del Brut Réserve, le aporta un dulzor muy característico que favorece su armonía con ciertos platos dulces y, sobre todo, con los postres.

Su carácter redondo, suave y untuoso resulta muy agradable y consagra al cuvée semiseco como el acompañante ideal para la mayoría de los postres, como pueden ser la tarta de chocolate, la charlota de fresas o las magdalenas tibias. Pero este champagne destaca en otros maridajes, tanto por conveniencia como por amor: también hay que degustarlo con queso azul o con foie gras untado en biscotes de pan de especias. Además, es perfecto para acompañar recetas especiadas, chinas o mexicanas.

Déjese llevar por los sentidos. Admire el color amarillo pajizo, dorado y brillante, realzado por finas burbujas y una espuma persistente. Perciba los aromas delicados de la miel, la pasta de almendra y de la fruta en almíbar, con notas de limón y de merengue.
Saboree el ataque vivo, ácido y suave, con dominio de los cítricos, pero también del melocotón en almíbar y de los higos secos. Deje que se expanda al final, flexible y suave, patinado. Y vuelva a abrir los ojos...

Menú