Hautvillers, cuna de la ChampaƱa

Hautvillers, que significa literalmente “Haut Village” (Pueblo Alto), domina el valle del Marne, desde la falda de la ladera. En plena Edad Media el arzobispo San Nivardo establece allí una Abadía benedictina que no dejará de prosperar hasta la Revolución. Dom Pérignon entra en la misma en 1658 como bodeguero. Marcará de forma duradera la historia del Champagne del que, con otros monjes, revoluciona las técnicas de elaboración.