Thibaud IV el conquistador

Huyendo de su amor por su prima y empujado sin duda por el mismo San Luis, Thibaud IV abandona Francia para encabezar una cruzada. Al volver de Tierra Santa, trae consigo dos tesoros. Una cepa de vid, antepasada de nuestro chardonnay champañés y una variedad de rosa, la Damascina, cultivada originalmente en el valle del Jordán. Injertada en la Gallica, se convierte en la rosa de Provins, madre de todas las rosas que florecen actualmente en nuestro continente.