En la falda de la ladera

El castillo de la Marquetterie está totalmente rodeado de viñas. Esto constituye su singularidad en Champaña y da origen de su nombre. En otoño, la alternancia de tonos rojos y amarillos en la ladera plantada por una parte con chardonnay y por otra con pinot noir recuerda un tablero de manchas oscuras y claras. A proximidad inmediata del castillo, la falda de la ladera es tan pronunciada que la parcela de viña se ha ganado el elocuente nombre de “Folies” (locuras), por lo insensato que parecía cultivar allí la viña en la época de los monjes.
La cosecha “Folies de la Marquetterie” les rinde hoy un merecido homenaje.