Dom Oudart

Gracias a las abadías (San Nicasio, Hautvillers, Vertus, Orbay,…) la Champaña vitícola consigue su prosperidad y su fama. En 1680, la responsabilidad de la finca de Pierry (Abadía de Saint-Pierre-aux-Monts) se confía al hermano converso Jean Oudart. Pionero, con otros maestros cillereros de las abadías de los alrededores, Dom Oudart contribuye en la puesta a punto de los métodos de champañización que han configurado posteriormente la reputación de los vinos de champaña. De todas las abadías acuden monjes que vienen a estudiar los secretos del procedimiento puesto a punto por el monje.