Las canteras de caliza galo-romanas

Excavadas en el siglo IV para extraer bloques de creta destinados a viviendas, las canteras de Saint-Nicaise fueron también un refugio para los primeros cristianos perseguidos por practicar su culto. Como testimonio subterráneo de la época galo-romana, forman parte hoy en día del proyecto de inscripción de los paisajes de Champaña en el patrimonio mundial de la Unesco.