El renacimiento de un lugar

Destruida durante la revolución francesa, sólo subsiste de la Abadía su sótano, cuya cripta y panteones son los vestigios de una de las más hermosas expresiones del estilo gótico de Champaña. El sitio abandonado durante 150 años renace en los años 20 con la instalación de la casa de Champagne Binet, rescatada después de la guerra por Champagne Taittinger que instala allí su sede. Los edificios actualmente preservados en su estilo art-déco original, reciben cada año a 70.000 personas para visitar las bodegas. La cosecha de Comtes de Champagne duerme allí pacientemente durante 10 años, hasta su madurez.