Pinot Meunier

Robusto, menos sensible a las heladas que las dos otras variedades, el Pinot Meunier está particularmente adaptado a terruños arcillosos como los del Valle del Marne o arenosos como el Macizo de Saint-Thierry. Esta variedad proporciona vinos suaves y afrutados, que se abren rápidamente y aportan redondez al ensamblaje.