Nacimiento de una identidad

Desde 1932, paso a paso, la Casa que llegaría a convertirse en “Taittinger” se desarrolla y se gana un puesto entre las grandes Casas de Champaña, imponiendo con osadía un estilo innovador muy marcado por el Chardonnay.