Fran├žois Taittinger

Licenciado del ejército en 1940, el hermano de Michel Taittinger, François se incorpora a la empresa sin dejar de lado sus estudios. A pesar de su juventud, asume progresivamente la responsabilidad de la misma, y vislumbra la futura competición internacional entre Casas de Champaña, una vez terminada la guerra. El negocio posee algunos puntos fuertes: bodegas históricas, un viñedo de 50 hectáreas, unos stocks de vino de calidad... pero necesita ser más conocido y reconocido.
Habida cuenta de la ausencia de descendientes de las familias Forest y Fourneaux, decide hacer de su apellido la marca de la Casa y estampa “Taittinger” en todas sus etiquetas. La empresa se incorpora al Sindicato de las grandes marcas de Champaña, y se instala en la finca de Saint-Nicaise cuando la Champaña está en plena expansión.
François se rodea de un equipo y sus hermanos Jean y Claude se le unirán respectivamente en 1946 y 1949.